Persona con discapacidad es toda aquella que padezca una alteración funcional permanente o prolongada, motora, sensorial o mental, que en relación a su edad y medio social implique desventajas considerables su integración familiar, social, educacional o laboral.

Las obras sociales Nacionales tienen a su cargo con carácter obligatorio, la cobertura total de las prestaciones básicas enunciadas en la ley de discapacidad, que necesiten las personas afiliadas a las mismas.
Nos encontrábamos ante el problema de la desigualdad, una persona con discapacidad cubierta por una Empresa de Medicina Prepaga o por una Obra Social Nacional tenían “cobertura integral” pero no la tenía la persona con discapacidad perteneciente a una Obra Social Local -O.S.B.A., I.O.M.A., etc.
Sin embargo, a través de una acción de amparo, se ha conseguido que una Obra Social Local -O.S.B.A-IMOS- deba otorgar cobertura integral de prestaciones de rehabilitación, mediante la forma de reintegro el 100%, a una persona con discapacidad. Se logró terminar con una situación ilógica, injusta, desigual y contraria a muchos tratados internacionales y normas constitucionales.
Básicamente se ha conseguido en sede judicial sentar el principio de que si las Obras Sociales Locales no pertenecen al Sistema del Seguro de Salud es porque no desean hacerlo, ya que las que quieran cuentan con la posibilidad de adherirse y el hecho de no hacerlo no puede ser utilizado como argumento válido para dejar de cubrir las necesidades de las personas con discapacidad puesto que se corre el serio peligro de llegarse a una manipulación de esta situación con el sólo fin de evadir las obligaciones y el compromiso que todos los prestadores de salud del país deben tener hacia las personas con discapacidad, hacia su rehabilitación, su integración, su reincersión y el avance hacia el pleno goce de una vida normal de relación.
Las prestaciones a las que las obras sociales están obligadas a cubrir en caso de discapacidad son muy amplias y abarcan desde los tratamientos de salud y rehabilitación necesarios hasta prestaciones educativas que de acuerdo a cada caso concreto tienden a garantizar un pleno acceso a la educación por parte de las personas con discapacidad.

¿Qué abarca la cobertura?
Prestaciones preventivas (que incluyen todo tipo de tratamientos, controles, exámenes necesarios para prevenir o detectar tempranamente cualquier tipo de discapacidad, desde el momento de la concepción).
Prestaciones de rehabilitación (cobertura integral de los recursos humanos, metodologías y técnicas necesarias, y por el tiempo y las etapas que cada caso requiera).
Prestaciones terapéuticas educativas (cobertura integral de técnicas y metodologías de ámbito terapéutico-pedagógico y recreativo).
Transporte especial.
Provisión de órtesis, prótesis, ayudas técnicas y otros aparatos ortopédicos.
Atención psiquiátrica.
Medicamentos y psicofármacos.
Otros.

Todo tipo de prestación básica que necesite una persona con discapacidad debe ser obligatoriamente provisto por la cobertura de salud.

Importante!! Cualquier limitación temporal o en cuanto al monto, por parte de la cobertura de salud, es contraria al espíritu de la ley (opinión compartida por la Superintendencia de Servicios de Salud).

Frente al Incumplimiento de Cualquiera de las Mencionadas Obligaciones, Usted puede Exigir Mediante un Recurso de Amparo que se Garantice su Derecho a la Correcta Atención de su Discapacidad.