25 agosto 2014
25 agosto 2014,
 0

Una enfermedad profesional es aquella que se produce como resultado directo del trabajo que realiza una persona. Es distinta del accidente de trabajo (hecho súbito y violento) porque se va generando paulatinamente, sin que el trabajador se vaya dando cuenta hasta que los síntomas revelan un estado grave o irreversible de la enfermedad profesional.

En el caso de la piel, las enfermedades profesionales contempladas son:

1) Dermatitis crónica (por contacto o por hipersensibilidad. Con o sin componente de fotosensibilidad)

- Crónica recidivante con remisión mayor del 50 % ante medidas terapéuticas y suspensión de la exposición al agente, y recidiva habitual ante la reexposición al agente.

- Crónica recidivante con remisión menor del 50 % ante medidas terapeúticas y suspensión de la exposición al agente, y recidiva habitual ante la reexposición al agente.

2) Dermatitis actínica crónica y reticuloide actínico.

3) Radiodermatitis
4) Queratodermias Palmoplantares
5) Acne (Cloracné, Oleoso)
6) Hippigmentación crónica.
7) Porfidia cutánea tarda.
8) Sindromes Esclerodermicos.
9) Infecciones cutáneas cronias y/o secuelas.
10) Anafilaxia.
11) Dermatitis Pre- Cacerosas múltiples
12) Carcinomas Basocelular y espino celular.
13) Cicatrices.
14) Quemaduras (pueden ser causadas por elementos físicos, químicos o radiantes.
15) Lesiones producidas por la acción de animales ponzoñosos.

 

Si ha sufrido una enfermedad profesional o un accidente laboral en su piel, llámenos, consulte con especialistas su caso, asesórese, esperamos su consulta:.011 4713 3046.

 

ABOGADOS EN SAN MARTIN / www.abogadosurquiza.com.ar/