Existen dos clases de despidos el despido directo y el despido indirecto, en ambos casos el trabajador tiene derecho a una indemnización laboral
El DESPIDO ES DIRECTO cuando el jefe o empleador despide directamente al trabajador, enviándole un telegrama o carta documento de despido al trabajador.

¿Que es el DESPIDO INDIRECTO o AUTODESPIDO ?

despidosLaborales-imgHay autodespido, si el trabajador pone término a la relación laboral como consecuencia de que el jefe ha incurrido en incumplimientos graves que provocan la ruptura del vínculo de trabajo,
En estos casos, es decir cuando las circunstancias hacen imposible la continuidad laboral, EJ: relación no registrada, falta de pago de sueldo, aguinaldo, vacaciones, malos tratos, humillaciones, etc.. El trabajador tiene que intimar vía telegrama laboral –es gratuito-, a su jefe.

Me despidieron verbalmente. ¿Qué hago?
¡¡¡Me dijeron no vengas más!!!.
Es muy frecuente que el “jefe” le diga al trabajador “mañana no vengas a trabajar”.
Ante esto, es recomendable que el trabajador continúe asistiendo a su puesto de trabajo normalmente para no incurrir en “abandono de tareas”.
También es probable que el jefe prohíba el ingreso del trabajador al establecimiento (fábrica, comercio, etc.), en este caso, el trabajador deberá acudir inmediatamente al abogado para que le redacte un telegrama que será enviado al empleador a los fines de dejar debida constancia de dicha situación.- La demora por parte del trabajador en el envío del telegrama podría hacer peligrar el cobro de las indemnizaciones.


Consideran Acreditada la Existencia del Vínculo Laboral a Pesar de la Calidad de Monotributista del Trabajador.

En los autos caratulados “Escotorin Carlos Santiago s/ Consorcio de Propietarios del Edificio La Rioja 1746/1770/1774 y 1800 s/ despido”, la sentencia de primera instancia tuvo por acreditada la existencia de la relación laboral entre el actor con la demandada con fundamento en la operatividad de la presunción emanada del artículo 23 de la Ley de Contrato de Trabajo, condenando a la demandada al pago de las indemnizaciones laborales derivadas de ese vínculo.

Al pronunciarse de ese modo, la magistrada de grado ponderó que incumbía al consorcio accionado desvirtuar de manera eficaz y concluyente los efectos de dicha presunción debido a que el hecho que el actor hubiere efectuado trabajos en forma particular para algunos consorcistas no resulta concluyente, ya que la exclusividad no es nota típica del contrato de trabajo.

Los jueces que integran la Sala X de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo coincidieron con la sentencia de grado en cuanto a que los testimonios aportados por la demandada no resultan suficientes para desvirtuar los efectos de la presunción que dimana del artículo 23 de la Ley de Contrato de Trabajo por cuanto no se ha comprobado en forma fehaciente y sin dejar lugar a dudas, que el actor pueda ser calificado como un empresario autónomo que asumiera el riesgo de su actividad organizando su propio trabajo.

En tal sentido, el tribunal determinó en base a las declaraciones testimoniales que “el demandado no ha logrado desvirtuar la presunción que emana del art. 23 de la LCT, la que por el contrario se ve reforzada por las pruebas que demuestran que el Sr. Escotorin integró los medios personales (conf. art. 5 L.C.T. to), de los que se valió el consorcio demandado para cumplir su actividad, que no fue más que un trabajador de los definidos por el art. 25 LCT (to), contratado por una empleadora de las señaladas por el art.26 de dicho cuerpo legal, y que la relación que existió entre ambos fue una de las contempladas por el art. 22 LCT”.

Por otro lado, los jueces dejaron en claro que “el hecho que el accionante emitiera facturas, no conste registrado en los libros laborales de la demandada o tuviera otras ocupaciones, en nada obsta a lo dicho, porque no es la falta de exclusividad una nota excluyente de la relación de trabajo, sino que este es un contrato realidad, así llamado para indicar que lo determinante son los hechos tal como se dan y no lo que las partes quieran decir de su relación o las denominaciones o formas que, de buena o mala fe, adoptan para poner un velo sobre lo realmente ocurrido”.

En base a los argumentos expuestos, y tras acreditar que la demandada no probó que el actor fuera empresario en los términos del artículo 5 de la Ley de Contrato de Trabajo, los jueces decidieron confirmar el fallo apelado.

Por último, si bien los magistrados especificaron que lo manifestado por la recurrente respecto de la procedencia del incremento indemnizatorio previsto en el art. 8 de la Ley 24.013 no fue sometido a la consideración de la magistrada de grado, concluyeron que “los arts. 8, 9 y 10 de la ley 24.013 no establecen obligaciones de tracto sucesivo que puedan ser divididas en períodos, sino indemnizaciones únicas que, de conformidad con lo establecido por el art. 256 LCT, comienzan a prescribir a partir de su exigibilidad”.

Si tu caso es parecido no dejes de consultar al 4713 3046

Si esta es tu situación, llama al 4713 3046 / 15 5718 9066
Estudio Juridico en San Martín Provincia de Buenos Aires y en Villa Urquiza.